Historia

Historia

Su fundación como aldea dependiente de la Encomienda de Alange, se atribuye en el siglo XIV al Maestre santiaguista Gonzalo Mexía, de quien deriva su apelativo.

En 1588 se independizó de este dominio mediante el pago de 7.000 ducados a Felipe II, quedando como Villa exenta sin sujección, por tanto, al Partido de Mérida.

En 1594 formaba parte de la provincia León de la Orden de Santiago y contaba con 143 vecinos pecheros.

A la caída del Antiguo Régimen la localidad se constituye en municipio constitucional en la región de Extremadura. Desde 1834 quedó integrado en el Partido judicial de Mérida. En el censo de 1842 contaba con 306 hogares y 1120 vecinos.

En la actualidad constituye un centro de naturaleza rural en el que se mantiene poco alterada su fisonomía tradicional.

Tradiciones antiguas mencionan la existencia en la localidad de una campana con la peculiaridad prodigiosa de que su tañido calmaba las tormentas y garantizaba partos felices.

Demografía

No abundan los datos relativos a la población de Villagonzalo, que es prácticamente inexistente hasta finales del siglo XV. Es a partir de 1494 la fecha desde la que se cuentan con más datos, pudiéndose elaborar una tabla de la población entre 1494 y 1529, obtenida a partir de los Libros de Visita de cada Concejo de Jurisdicción, fundamentalmente, así como de los nuevos instrumentos de registro de la población tendentes a una sistematización de las formas de registro de la población, impulsada por la Corona.

Año 1494 1498 1501 1503 1508 1511 1515 1529
Vecinos 70 70 199 200 80 62 62 137

La pérdida de población que se observa entre 1504 y 1508 obedece a la epidemia de peste que por esas fechas asoló Europa. Hacia 1515 se vuelve a repetir un brote de peste, que aún reduce más la población.

A partir de 1529, superadas la peste y las malas cosechas, se restablece la población, que en 1571 es de 136 vecinos pecheros (excluidos curas, eclesiásticos, hidalgos, nobles y caballeros). En 1594 el número de estos vecinos es ya de 143.

Durante la primera mitad del siglo XX, la población de Villagonzalo, ha presentado altibajos hasta llegar al año 1960 que alcanza su mayor número de habitantes. A partir de esa fecha la emigración ha afectado al núcleo de forma importante llegando a perder una importante parte de sus miembros. A partir de 1980 la población se ha estabilizado, alcanzando en la actualidad una población de derecho de 1.352 habitantes.

Los naturales son conocidos familiarmente en el partido judicial por el apelativo de “galapagueros“.